Cómo establecer objetivos exitosos para mejorar tu salud | ILSO Clínica

Cómo establecer objetivos exitosos para mejorar tu salud

Para establecer objetivos útiles podemos valernos de la estrategia SMART que en inglés significa inteligente, y es una guía que podemos seguir a la hora de definir nuestra meta a alcanzar.

Por: Uriel Quijano

¿Cómo lograr mis metas en salud?

Mantenernos en el rubro de lo saludable implica que realicemos cambios en nuestra forma de alimentarnos, de nuestros pensamientos, sentimientos y actitudes ante distintas situaciones e inclusive de las personas con las que nos relacionamos. Es decir, implícitamente hablamos de establecer hábitos que beneficien día a día nuestro estado de salud.

Una vez que hemos detectado la necesidad de realizar un cambio en nuestro estilo de vida, es importante tener metas claras hacia dónde dirigirnos. De lo contrario podemos perdernos o desanimarnos al no ver resultados rápidos o simplemente sentir que no funciona nada de lo que hacemos.

Una herramienta útil para establecer la dirección hacia donde queremos llegar, es establecer objetivos, de esta manera podemos supervisar nuestro avance y tener control de nuestras actividades, registro de cada actividad y planeación en la obtención de resultados.

Para establecer objetivos útiles podemos valernos de la estrategia SMART que en inglés significa inteligente, pero en realidad es una mnemotecnia que nos servirá de guía seguir a la hora de definir nuestra meta a alcanzar. Cada letra significa una palabra distinta: Specific (específico), Measurable (medible), Achievable (alcanzable), Realistic (realista) y Timely (oportuno) que nosotros utilizaremos como “temporalizado” o “calendarizado”1.

Los objetivos que nos plantemos deben ser:

Específicos

Primero hay que decidir de manera consciente qué es lo que queremos poner en práctica, es decir de todo el abanico de posibles cambios que queremos implementar hay que separarlos en pequeños logros a alcanzar y decidir exactamente con qué vamos a empezar.

Supongamos que hemos decidido ser más activos al aire libre. Pero nunca hemos realizado ejercicio con anterioridad, así que podemos empezar por caminar. Nuestro objetivo específico es “Caminar todos los días”.

Medible

Una vez que hemos establecido de forma concreta la actividad a realizar, hay que asegurarse que es posible cuantificar la actividad, es decir, establecer la cantidad de actividad que vamos a realizar.

Por ejemplo:

La Asociación Americana de Diabetes recomienda practicar 150 minutos de caminata por semana a un ritmo tal que aumente nuestra frecuencia cardiaca y respiratoria de forma que nos lleguemos a sentir agitados.

Si lo dividimos el tiempo recomendado entre los días de la semana (150 minutos / 7 días de la semana) = 22 minutos diarios.

Nuestro objetivo medible sería: “Caminar todos los días durante 22 minutos consecutivos”.

¡Ojo!, puede ser posible que si nunca se ha practicado actividad física esta meta llegue a ser alta y difícil de cumplir.

Siempre es más recomendable iniciar progresivamente de menos a más, y darnos un tiempo de adaptación suficiente.

Alcanzable

Es muy importante tomar en cuenta que el objetivo planteado sea lograble, si nos ponemos metas muy altas desde el inicio existe alto riesgo de que no las alcancemos y eso puede repercutir de forma negativa en nuestro estado de ánimo.

Siguiendo con el mismo ejemplo, se recomienda caminar 10 mil pasos al día para un adulto sano.

Pero si no estás acostumbrado caminar prácticamente nada, podrías fijarte como meta de la primera semana iniciar con 6 mil, la próxima aumentar a 7 mil y así hasta que seas capaz de mantener de manera habitual 10 mil pasos diarios.

Otra posibilidad sería contemplar las opciones de cumplimiento, por ejemplo, podríamos decidir bajarnos una cuadra antes de nuestra parada de autobús habitual, o subir escaleras en vez de usar el ascensor. Pero una vez que logremos adaptarnos a la actividad diaria. Es muy importante medir nuestra actividad, esto puede ser en tiempo, frecuencia cardiaca, intensidad y duración.

Realista

Con realista nos referimos que en verdad sea algo que vaya a ocurrir. En ocasiones nos sentimos tan entusiasmados que comenzamos a planear las cosas sin tomar en cuenta que también existen posibles obstáculos.

En ocasiones nuestro ritmo de vida no nos permite disponer de tiempo, dinero o recursos para algunas actividades.

Por ejemplo, si lo que planeamos fue caminar 22 minutos alrededor de la alameda central, pero yo salgo de trabajar a las 18:00 horas y tengo que ir a cambiarme a mi casa y luego el tráfico complica todo. Es posible que logremos realizar ese objetivo algunas ocasiones, pero probablemente no estamos siendo realistas en la cantidad de tiempo, en la duración o en la intensidad de nuestras acciones.

El objetivo debe permitirnos lograrlo teniendo alternativas que lo hagan ser realista, debemos estar de acuerdo con nuestro objetivo, ya que la motivación es fundamental para llevar a cabo cualquier reto.

Temporalizada

Es muy importante tener nuestro objetivo siempre presente, para ello podemos valernos de un calendario o de una agenda personal o aplicación de celular que nos recuerde constantemente lo que queremos lograr, y respetar el tiempo que ya le asignamos.

Cada objetivo debe tener una fecha de inicio y una fecha de término, esto nos permitirá tener control y monitorear nuestro avance.

Si logramos establecer nuestra actividad como un hábito, será cada vez más sencillo lograrlo o superarlo buscando nuevos objetivos.

Podemos ponernos plazos de cumplimiento, es decir, en dos semanas voy aumentar el número de 10 mil a 12 mil pasos y lo voy a mantener durante dos semanas.

“Voy a caminar todos los días, incluido el sábado. Y me doy de descanso el domingo”.

Puedes ser flexible, pero es muy importante cumplir las fechas que nos hayamos planteado al inicio.

Una vez que hayas enunciado tus objetivos de salud, compártelo con tu médico, nutriólogo o psicólogo, él profesional en salud te puede orientar y dar retroalimentación útil en el establecimiento y seguimiento de tus metas.

¡Que tengas mucho éxito!

Figura 1. Cómo establecer objetivos en el ámbito de la salud. 2

  1. Santos, P. ¿Tienes una diabetes SMART? Revista Diabetes 58–61 (2019).
  2. Grant, A. M. An integrated model of goal-focused coaching: An evidence-based framework for teaching and practice. Int. Coach. Psychol. Rev. (2016). doi:10.1080/17521880903102308

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: