Correr, lo mejor para frenar los efectos genéticos sobre la obesidad

Correr, lo mejor para frenar los efectos genéticos sobre la obesidad

¡Correr más! Las obesidad es una enfermedad “difícil de controlar”, porque es resultado de las interacciones entre la genética y el estilo de vida de una persona.

Correr con cierta regularidad sería un factor que ayude en el control de la obesidad a las personas genéticamente son más propensas a padecer dicha enfermedad, según un estudio realizado en China que tuvo como muestra a 18 mil 424 personas que oscilan entre los 30 y 70 años.

Los resultados de dicha investigación se publicaron en la revista Plos Genetics y sus autores apuntan que, con este trabajo, las personas que heredaron genes vinculados a aumentar las probabilidades de ser obesas pueden tener “la esperanza de mantener el peso”.

obesidadWan-Yu Lin, investigadora de la Universidad Nacional de Taiwán, es quien lidera esta investigación, la cual identifica los tipos de ejercicio que son especialmente efectivos para combatir los efectos genéticos que contribuyen a la obesidad, según explica la revista en una nota de prensa.

Los científicos recordaron que la obesidad es una enfermedad “difícil de controlar” en general en todo el mundo, porque es el resultado de las interacciones entre la genética y el estilo de vida de una persona.

Los médicos a menudo recomiendan el ejercicio, pero -añaden los autores del estudio- no está claro qué tipo de ejercicios son los mejores para frenar el aumento de peso en individuos cuya genética los hace más propensos al desarrollo de la misma.

Te puede interesar: 5 consejos a tomar en cuenta cuando decides correr

Con esa premisa, los investigadores liderados por Wan-Yu Lin analizaron, en una muestra de más de 18 mil individuos, las interacciones entre genética y rutinas de ejercicios. Los científicos examinaron, además, cinco medidas relacionadas con la obesidad: el índice de masa corporal, el porcentaje de grasa corporal, la medida de la cintura, la de la cadera y la proporción cintura-cadera, y encontraron que trotar con regularidad era el mejor tipo de ejercicio para controlar la obesidad, de acuerdo a estas cinco medidas.

Asimismo, detectaron que el montañismo, caminar, caminar con intensidad, ciertos tipos de baile y largas prácticas de yoga también pueden reducir, en concreto, el índice de masa corporal en individuos predispuestos a la obesidad.

Sin embargo, otras actividades físicas como el ciclismo, los ejercicios de estiramiento, la natación y el Dance Dance Revolution -un videojuego simulador de baile- no contrarrestaron los efectos genéticos sobre ninguna de estas medidas relacionadas con la obesidad, según el trabajo.

En general, el estudio sugiere que cuando se trata de obesidad, la genética no es donde únicamente hay que mirar, y que sus efectos pueden verse disminuidos con varios tipos de ejercicio regular.

Los autores también apuntan que los beneficios del ejercicio físico regular son más impactantes en aquellos sujetos que están más predispuestos a la obesidad. Investigaciones anteriores habían demostrado que la actividad física frecuente reduce los efectos genéticos de la obesidad, pero estos estudios se habían centrado solo en el índice de masa corporal.

Este nuevo trabajo considera otras cuatro medidas de obesidad que están más estrechamente relacionadas con los problemas metabólicos, recuerdan sus autores. “Dado que la obesidad sigue siendo un grave problema de salud pública, no se pueden exagerar los beneficios del ejercicio”, concluyeron.

Fuente:

PLOS genetics 

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: