Sodio en los alimentos procesados | ILSO Clínica

Sodio en los alimentos procesados

En la actualidad, encontramos gran diversidad de productos procesados en el mercado, por desgracia, entre más procesado este el alimento mayor posibilidad tendrá de contener sodio excesivo para nuestro organismo y causar problemas a la salud. Pero, ¿Cómo podemos saber si este es elevado?

Existen distintas clasificaciones que nos informan sobre el contenido de sodio que tiene un producto.

Una forma sencilla es la siguiente: si este nos indica que contiene 5% del valor diario (VD) significa que tiene 120 miligramos o menos, lo que se puede considerar bajo, por otro lado un producto que contenga 20% del valor diario tiene 480 miligramos o más por lo que se considera alto.

También podríamos encontrar las siguientes declaraciones en los productos:

  • Sin sal/ sodio: contiene menos de 5 miligramos de sodio por porción.
  • Muy bajo en: contiene 35 miligramos de sodio o menos por porción
  • Bajo en sodio: contiene 140 miligramos de sodio o menos por porción.
  • Reducido en sodio: contiene por lo menos 25% menos sodio que en el producto original.
  • Bajo en sodio o levemente salado: contiene por lo menos 50% menos sodio que en el producto original.

Como podemos ver no existe ningún alimento que contenga 0% sodio. Por otro lado, la ingesta ideal por día es de 2 a 4 gramos, y el máximo recomendable de 5 gramos, pero su consumo se ha llegado a cuantificar de 6 a 9 gramos por día dependiendo de la población estudiada. El exceso de esta sustancia es perjudicial para la salud debido a que:

  • Dificulta la función de los riñones potenciando la hipertensión arterial y ésta a su vez genera un círculo vicioso por que daña de igual forma al riñón.
  • Disminuye la cantidad de calcio en el organismo incrementando el riesgo de osteoporosis.
  • Promueve la retención de líquidos.
  • Favorece algunos tipos de tumores: como el cáncer de estómago.
  • Dificulta la función del aparato respiratorio: pues el exceso de sal empeora los síntomas del asma.
  • Favorece el sobrepeso y la obesidad: puesto que la toma de sal aumenta la sed, y ésta trata de ser saciada con bebidas azucaradas y energéticas, predisponiendo al sobrepeso y obesidad.

Las etiquetas nutrimentales son el principal medio de comunicación entre los productores y consumidores, verifica los alimentos que consumes y equilibra tu consumo de sal.

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: