Piden a candidatos presidenciales impulsar ley para controlar la obesidad | ILSO Clínica

Piden a candidatos presidenciales impulsar ley para controlar la obesidad

La propuesta que se hará llegar a los candidatos incluye el acceso gratuito a agua potable en escuelas, espacios públicos y comerciales, incluida la instalación de bebederos

La epidemia de sobrepeso y obesidad, que afecta a siete de cada 10 adultos mexicanos, provocan la muerte de más de 100 mil personas cada año y representan un gasto de más de 240 mil millones de pesos, no figura en la agenda electoral de los candidatos a la Presidencia de la República.

Para revertir esta situación, la persona que encabece el gobierno federal a partir del próximo 1 de diciembre tendrá que implementar una Ley General contra la Obesidad y el Sobrepeso, respaldada por un fondo específico, aseveró el colectivo Alianza para la Salud Alimentaria (ASA) al presentar un plan de trabajo para el sexenio entrante.

El documento presentado, “Propuestas para una política integral frente a la epidemia de sobrepeso y obesidad en México”, plantea entre otras, la implementación de nuevas regulaciones –un incremento del impuesto a los alimentos dañinos y un mejor sistema de información–, la reducción de la publicidad destinada a los niños, el incentivo a la agricultura de pequeña escala, así como un control más estricto de la venta de comida chatarra y refrescos en las escuelas y la promoción de actividades físicas.

A partir de hoy, integrantes de la Alianza se darán a la tarea de reunirse con los equipos de campaña, y de ser posible con los candidatos presidenciales, con el objeto de que hagan suya la propuesta de contar con una ley general para el control del sobrepeso y la obesidad, a fin de dar una batalla más decidida a estos problemas.

Alejandro Calvillo, Firella Espinosa, Sandra Mejía, Lorena Vázquez y Ana Larriaga, de ASA, alertaron en conferencia de prensa que vivimos en un entorno obesogénico, por lo que urge una ley sobre el tema que la trate de manera integral, porque la Estrategia Nacional para la Prevención del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes ha demostrado ser insuficiente.

Alejandro Calvillo dijo que uno de los elementos que debe incluir una norma es la educación para la salud, esto es el desarrollo de campañas nacionales en medios de comunicación, escuelas y sitios de trabajo para informar y orientar al público sobre las medidas necesarias para controlar el sobrepeso y la obesidad.

Los miembros de la ASA demandaron a los candidatos el fortalecimiento de medidas fiscales, tanto impuestos como subsidios, de tal manera que se desincentiven el consumo de alimentos y bebidas que no favorezcan la salud en la población y que se facilite el acceso a alimentos nutritivos.

Te puede interesar: OMS pide en 2018 cobertura sanitaria universal

Se pronunciaron por impuestos a refrescos y otras bebidas azucaradas más altos de los que ahora se tienen, y subsidios a frutas, verduras y otros alimentos de alto valor nutricional, especialmente en zonas marginadas con acceso limitado a éstos.

El organismo destacó la importancia de implementar un sistema de etiquetado frontal de advertencia en alimentos y bebidas envasadas que sea fácil de entender y ayude a los consumidores a tomar elecciones más saludables, mediante la identificación de productos con alto contenido de azúcares, sodio, grasas y calorías.

Expuso que la mercadotecnia afecta las preferencias y el consumo de alimentos saludables entre los menores. Por ello, para que la regulación sea realmente efectiva, se deben incluir todos los medios y herramientas a lo que están expuestos niños y adolescentes.

La regulación, estableció, debe cubrir los programas y audiencias infantiles más importantes, con el objetivo de que no se publiciten alimentos y bebidas no saludables en un horario de 6 a 22 horas, a fin de garantizar la protección de los menores.

Ello debe incluir no sólo la televisión, sino Internet, videojuegos, redes sociales, teléfonos móviles, puntos de venta, radio, medios impresos, exteriores, patrocinios y las escuelas, ya que, si solo se cubre uno, la publicidad migra a otro espacio.

La alianza considera fundamental el fortalecimiento de un ambiente escolar saludable, regulando la oferta de alimentos y bebidas no saludables, lo que significa el desarrollo de un programa de capacitación sobre los lineamientos, dirigido a directores, maestros y padres de familia, para que fomenten la adquisición y consumo de frutas, verduras y alimentos locales y de la temporada con proveedores locales y pequeños productores.

“Otro punto incluye el acceso gratuito a agua potable en escuelas, espacios públicos y comerciales, incluida la instalación de bebederos”.

Su propuesta contempla la promoción de la activación física tanto en las escuelas como en ambientes no educativos, como parques, rutas peatonales y en bicicletas, así como la promoción de la lactancia materna durante los primeros seis meses de vida, de tal manera que los bebés no consuman bebidas azucaradas ni alimentos ultraprocesados con alto contenido de azúcar, grasas y sodio.

Lorena Vázquez destacó que el asunto es de vital importancia porque el país ocupa el segundo lugar de obesidad de adultos en el mundo y uno de cada dos niños está en riesgo de desarrollar diabetes si no se actúa. De hecho, indicó, la Secretaría de Salud (Ssa) estimó que el costo de la obesidad en 2017 fue de 240 mil millones de pesos y aumentará hasta los 272 mil millones en 2023, 13 por ciento, en seis años.

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: