Tienditas escolares, un problema fuerte en la alimentación | ILSO Clínica

Tienditas escolares, un problema fuerte en la alimentación

Un problema difícil de superar en nuestra sociedad es la venta directa a niños de productos que se deberían de consumir máximo dos veces al mes, como los son refrescos, dulces, chocolates, papas, jugos, alimentos industrializados, sopas instantáneas, comida rápida, entre otras.

Esta situación se incrementa cuando es en ambientes que deberían estar supervisados, como son las tiendas cooperativas o tienditas en las escuelas. Todos estos productos que consumen los menores contienen grasas saturadas, azúcar y grandes porciones de calorías.

Limitar el dinero de vez en cuando es una manera de evitar que consuman estos alimentos.

Actualmente se intenta regular leyes más efectivas para combatir este gran problema de salud y poder contrarrestar la obesidad; pero esto no es suficiente. Lo ideal es acercarnos a las juntas de padres de familia o con las autoridades de la escuela para exigir que las tienditas incluyan opciones de alimentos más saludables.

Además de eso, el padre, madre o tutor debe hacer un esfuerzo real para preparar un desayuno casero y saludable para los niños. Las frutas y verduras son un claro ejemplo, ya que tienen pocas cantidades de calorías, además de aportar vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra.

En 2015, la Secretaría de Educación Pública suspendió la venta de todo aquel “alimento chatarra” que cuente con azúcar, harinas, grasas o exceso de sodio, ya que no cumplen con los criterios nutrimentales y ponen en riesgo la salud de las personas. Esta medida se tomó en escuelas públicas y privadas, desde los niveles de preescolar hasta media superior.

La intención es que los productos estén incluidos dentro de los tres grupos de los alimentos del buen comer: frutas y verduras, cereales y leguminosas y productos de origen animal. Además de ser suficientes en una dieta equilibrada y adecuada.

Estas normal las estableció la SEP dentro de un régimen en el que establece que las escuela deberán organizarse para que los padres de familia como “externos”  participen en acciones para combatir la obesidad y el sobrepeso.

Se recomienda que por las mañanas se incluyan en las dietas un plato fuerte de verduras, cereal integral y leguminosas, un poco de leche descremada, cubriendo así 325 calorías para niños preescolares y 395 para niños de primaria.

De esta manera los aspirantes a proveedores de en escuelas deberán conocer y dar cumplimiento a las disposiciones oficiales; contar con personal calificado y capacitado, y recibir orientación y asesoría acerca de cómo ofrecer alimentos y bebidas recomendables así como del tipo de medidas higiénicas necesarias.

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: